16.10.12

Tani Mellado en Ruleta china






"La Patagonia es el territorio y el mapa, un lugar real y a la vez inventado. La vivo como hogar y como intemperie, el lugar de mi infancia, indeleble en la memoria. Domicilio y lugar de enunciación, es el suelo donde crecen raíces familiares y personales ineludibles. Todo lo recién enumerado es para mí la Patagonia, pero esto no tiene una correspondencia directa, constante o unívoca en mi escritura, quiero decir que no identifico un reflejo, cicatriz o síntoma de lo patagónico en mi poesía en términos de “determinación” o “correlación”. Vivo, como todos, en un lugar, y, en ese sentido, lo que hago puede guardar huellas locales y localizadas en algunas zonas o pliegues de mi discurso, pero mis prácticas de escritura no se desarrollan tanto en el escenario del paisaje como en el de la lengua, y ahí se complica la cosa porque ese cuadrilátero tiene siempre más de cuatro lados.
No estoy en condiciones de describir un mapa literario de la Patagonia en términos historiográficos ni cartográficos. Tengo pocas piezas para armarlo a pesar de que llevo varios años investigando el tema.
Por otra parte, ando desconfiada del tipo de lecturas que buscan analogías para ordenar lo plural. Esto suele pasar cuando se fuerzan semejanzas en las fechas o lugares de nacimiento, tantas veces muecas del azar, con semejanzas estéticas. Convertidos en animales del horóscopo chino, tipificados en unos pocos especímenes, y con limitadísimas combinaciones, a los escritores y las escritoras se les empieza a buscar “parecidos de familia”, ascendentes y colores preferidos, que se imponen con la fuerza de la repetición y el prejuicio."